Filtro
  • ¿A quién sorprende una reacción reaccionaria?

    201115-05El 6, 7 y 8 de noviembre se clausuró el Primer Congreso del FMLN, un proceso deliberativo que duró meses y alcanzó más de dos mil jornadas de debate entre más de 20 mil integrantes del partido, dentro y fuera de nuestro país. Un congreso que situó en el centro del debate el análisis de la formación económica y social de nuestro país, la visión programática y el partido. Un congreso es esencialmente del interés de quienes asisten, se trata de profundizar conocimiento en un campo determinado, en la cultura de la izquierda los Congresos son comunes porque los partidos de izquierda expresan una visión compartida y una voluntad de trabajar por el logro de cambios, de transformaciones necesarias.

    Los médicos acuden a congresos para reafirmar o descubrir nuevos hallazgos y actuar con mayor certeza en el tratamiento de sus pacientes, por eso es uno de los campos en los que más se usa esta forma de profundizar y avanzar en el conocimiento y la práctica de una disciplina. Que un partido haga lo suyo fortalece la institucionalidad, pues el fundamento constitucional de la democracia reserva a los partidos políticos el rol de ser el único instrumento para el acceso al gobierno por parte de la ciudadanía. La Ley de partido define la misión de un partido como la de tener una visión de país y luchar por ella; ¿Por qué entonces extrañarse que el FMLN haga un Congreso?

    Sin duda para el FMLN su congreso es de un extraordinario valor, el proceso seguido es igualmente de mucho valor para sus miembros, pues nos dota de teoría, información científica, reflexión y nos motiva a actuar conforme a los desafíos de la sociedad de hoy. Un resultado adicional es el estado de ánimo del FMLN, nos da mayor cohesión, mayor conciencia de nuestro papel como sujetos de transformación social, para defender los logros y procurar avance. La construcción colectiva de ese conocimiento es algo que nos enorgullece, porque muestra que cada mujer y cada hombre en el FMLN están interesados en que su partido actúe junto al pueblo por alcanzar una vida digna.

    Ahora bien, si el FMLN se fortalece ¿Es obligado que cause temor en la derecha? No, no debiera ser así; los ataques que llenan páginas de periódicos y declaraciones públicas de personeros de la derecha se explican por el carácter anti democrático y reaccionario que ha caracterizado a la derecha salvadoreña. Jamás olvidemos que la libertad de organización, de expresión y de circulación la hemos ganado con lucha a lo largo de décadas. Esas reacciones fingen temor porque buscan cohesionar a su partidario, fingen temor como parte de su permanente batalla por el dominio ideológico de la sociedad.

    La democracia supone la existencia de pensamiento diverso, no de un pensamiento único, la democracia supone que cada quien lucha por ideas y para el FMLN que surgió del pueblo, de obreros, campesinos, estudiantes, profesionales progresistas, entre otros, es lógico que estemos en favor de más democracia, de un Estado que asegure los derechos de todos y principalmente de quienes más necesidades tienen. Siempre hemos luchado por darle vida a la democracia en su sentido amplio, sin reducirse a votar por un partido o una persona; hemos luchado por abrir espacio a la participación de la gente en las decisiones importantes, porque los derechos tengan mecanismos legales e institucionales que faciliten su exigibilidad.

    El FMLN es constructor de la democracia abierta con los Acuerdos de Paz y en virtud de ella las organizaciones comunales, sectoriales y hasta las empresariales expresan con libertad sus demandas; la ANEP hace anualmente sus ENADE y anuncia las medidas que según ellos debe hacer el gobierno, podemos no compartirlas pero son sus conclusiones, lo ven natural aunque no son partido político. Porque se extrañan que un partido de izquierda reafirme su programa, comprenda que debe defender al gobierno de la desestabilización que ellos promueven y avanzar.
    De la riqueza producida en el país más de la mitad se va a la ganancia, una migaja a los impuestos y otra a los salarios, que expresemos nuestra voluntad de luchar porque esa distribución sea más equitativa, que asegure a la clase trabajadora un salario digno y a los que ganan menos un salario mínimo mayor es lo más natural del mundo.

    Porque extrañarse que evaluemos el impacto del neoliberalismo impulsado por gobiernos de derecha y recordemos el daño que la dolarización y las privatizaciones han causado a la sociedad. Quienes critican el Congreso y acuden al mismo expediente de querer causar temor a una sociedad inteligente y madura que distingue a quien trabaja en su favor y quienes buscan proteger viejos privilegios, solo demuestran intolerancia, posturas reaccionarias y retrogradas.

    Licda. Norma Guevara @guevara_tuiter

  • Un paso adelante por la seguridad de todas y todos

    041115-05Por fin después de semanas de discusión entre los partidos políticos, las fracciones legislativas se decretaron dos contribuciones especiales, ambas para financiar acciones comprendidas en el Plan El Salvador Seguro. Las personas naturales y jurídicas que tengan utilidades iguales o mayores a medio millón de dólares al año, deberán contribuir con el 5% del total de utilidades; y toda compra o servicio de telecomunicación igualmente pagará en concepto de contribución especial el 5%. Se crea una cuenta presupuestaria específica para ese fin a la cual llegarán las retenciones hechas con base a los decretos aprobados.

    Se ha establecido que son 463 las personas naturales y jurídicas que entran en ese rango de utilidades mayores a 500 mil dólares anuales. Quedan pendientes de aprobar otras medidas que a pesar de su carácter simbólico tienen importancia para asegurar los recursos que permitan ampliar la capacidad estatal en el combate de la criminalidad y en la prevención de la violencia. Las decisiones pendientes son la reforma al Código Penal y Procesal penal para establecer la imprescriptibilidad de los delitos que de aquí en adelante se cometan contra la Hacienda Pública y municipal, especificar que ello abarca no hacer enterar de impuestos al fisco, apropiarse indebidamente de ellos y eliminar la excusa absolutoria que por ahora opera cuando se paga lo defraudado, el pago constituirá una atenuante del delito.

    Otras medidas serían el establecimiento de una contribución especial para la misma finalidad a los casinos, y además el establecimiento de un aporte equivalente al 5% del salario de funcionarios de elección popular, los nombrados por el Presidente de la República y los electos por la Asamblea Legislativa que tengan salarios nominales iguales o mayores a $ 2,300.00; la duración de las contribuciones aprobadas y de las que falta aprobar, será de 5 años y, la finalidad exclusiva, financiar acciones comprendidas en el Plan El Salvador Seguro.

    La PNC y los gobiernos municipales en los que se ha iniciado la aplicación del Plan en referencia, tienen absolutamente clara la necesidad de recursos extraordinarios para avanzar en la construcción de mayor seguridad para nuestro pueblo.

    La PNC está demostrando su abnegación y sacrificio en este combate, merece apoyo. La transformación de entornos propicios para la socialización que permita asumir valores y fortalecer el tejido social en comunidades de alto riesgo, requieren inversión que ayude como indica el plan a "dar respuesta a los factores estructurales de la violencia y la criminalidad".

    Desde el 15 de enero del presente año conocimos los salvadoreños el Plan El Salvador Seguro, un resultado de la concertación más diversa que hemos conocido en los últimos años, producto del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia. A esas alturas se visualizaba como urgente la necesidad de disponer de recursos extraordinarios para atender con el apoyo de todos y todas las acciones orientadas a atender en el corto, mediano y largo plazo las causas que generan la violencia y la delincuencia. El Consejo afirmó en ese plan: "la sociedad salvadoreña se encuentra afectada por elevados niveles de violencia, criminalidad y miedo que restringen la libertad de las personas, afectando su calidad de vida y la convivencia armónica, limitando sus opciones de desarrollo humano y erosionando el Estado de Derecho y la democracia."

    El plan, es una realidad, incluye acciones a ejecutar por el Estado, por sus tres órganos de gobierno y los gobiernos locales en compañía de las iglesias, las empresas privadas, los medios de comunicación, las organizaciones de la sociedad civil y la comunidad internacional, ha hecho y hace falta la propia respuesta desde el seno de la sociedad salvadoreña para llevarlo adelante.

    Lo principal es la voluntad política de llevarlo a cabo, de apoyar su realización, y una consecuencia de esa voluntad es asumir con valentía las decisiones requeridas para ampliar los recursos financieros que junto a los recursos ordinarios que ya cubre el Presupuesto General de la nación, aseguren la eficacia requerida.

    La aprobación de dos contribuciones especiales es un paso adelante en favor de la seguridad para todas y todos, ha sido dado gracias a la voluntad de diputados del FMLN, GANA, PCN y PDC. El principal partido de oposición, ARENA mantiene su negativa a contribuir en favor de estas decisiones.

    El plan contabilizó requiere de 2,100 millones de dólares en 5 años, y como fuentes posibles definió: Recursos del presupuesto, préstamos ya negociados, nuevos préstamos, contribuciones privadas, cooperación internacional y contribuciones especiales para alimentar el Fondo de Seguridad. Arena y ANEP fueron parte de quienes idearon el plan, pero a juzgar por sus posturas, queda claro que, una cosa es hablar y otra actuar responsablemente frente a las necesidades de la población.

    Licda. Norma Guevara @guevara_tuiter

SUBIR