Elecciones en Honduras: Jaque mate al bipartidismo tradicional y avances de la izquierda

29111702Las elecciones generales de Honduras de 2017, se realizaron el domingo 26 de noviembre de 2017. En ellas se renovaron los titulares de los cargos de elección popular de la República de Honduras, estos son:

Presidente de Honduras: Jefe de Estado de Honduras que ejercerá las funciones de dirección del Poder Ejecutivo de Honduras por mandato del pueblo. Sustituirá a Juan Orlando Hernández del Partido Nacional, sin embargo estas elecciones se consideran históricas debido a que el actual Presidente de la República buscará la reelección para un segundo período autorizada por la sala de lo constitucional de ese país y por primera vez en la historia electoral y democrática de Honduras existe una alianza electoral opositora que se perfila como la virtual ganadora de estos comicios.

También se eligieron 128 Diputaciones al Congreso nacional, 20 Diputaciones al Parlamento Centroamericano y 298 alcaldes, 298 vicealcaldes y 2092 regidores de los diferentes departamentos del país y participaron 10 partidos políticos de las distintas concepciones políticas.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) a manifestado que dará resultados definitivos que marquen el nivel presidencial hasta que cuente la última acta original de cierre de las 18,103 que ya comenzaron a ser digitalizadas en el sistema de cómputo, a pesar que la tendencia es evidente a favor de la oposición de izquierda que rompe el bipartidismo y da esperanzas a la izquierda de ese país.

Por ahora, se mantiene el mismo resultado que dio el ente electoral este lunes por la madrugada en la que el presidenciable Salvador Nasralla aventaja por cinco puntos al nacionalista Juan Orlando Hernández, quedando pendientes unas siete mil actas, sin embargo cada partido tiene su propio conteo con actas que salen de cada JRV y eso hace que la oposición se proclame ganadora y llame al pueblo defender los resultados para evitar un fraude electoral.

Se esperaba que este lunes por la tarde el ente colegiado diera un segundo informe preliminar de resultados para darle seguimiento a la información que dio por la madrugada, en la cual el candidato de la Alianza de Oposición, Salvador Nasralla, aventaja por cinco puntos al candidato del partido de gobierno, Juan Orlando Hernández desde el lunes por la madrugada cuando el TSE dio su primer informe a la nación.

En todos los procesos electorales el TSE instala lo que es llamado Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), mediante el cual el custodio transmite el acta original de cierre, que es recibida por el sistema instalado en un hotel de la capital, hoy eso esta paralizado, pero existe observación internacional que debe ser garante de la transparencia y del respeto a la voluntad popular de los Hondureños.

Pero no todos los centros de votación, especialmente los que están en las zonas rurales, tienen las condiciones logísticas y técnicas para hacer la transmisión. Por eso, el organismo colegiado solo da una tendencia con un porcentaje para satisfacer la natural demanda de información de los actores del proceso.

De acuerdo con el gobierno hondureño, estas fueron las elecciones "más vigiladas de la historia", debido a la participación de 16.000 observadores, de ellos 600 internacionales de diferentes organismos expertos en observar elecciones.

El Tribunal Supremo Electoral sigue alargando los resultados finales de las elecciones en Honduras de este 2017 y aseguró que se hará todo con cautela, ya que tienen un plazo hasta el jueves al mediodía, ante esta situación la oposición y el pueblo deben mantenerse vigilantes y alertas para evitar un robo descarado de la victoria opositora.

El candidato opositor de izquierda, Salvador Nasralla, se proyecta como ganador de las elecciones presidenciales en Honduras, por encima del actual presidente, Juan Orlando Hernández, según los primeros resultados oficiales anunciados este lunes por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) del país. Los dos principales candidatos a la presidencia se habían declarado ya, este domingo, ganadores de las elecciones celebradas ese mismo día. En el primer recuento de votos, anunciado por el TSE 10 horas después del cierre de las urnas y con el 57% de las mesas escrutadas, Nasralla tenía el 45,17% de los votos, frente al 40,21% de Hernández.

Los rumores de fraude sobrevolaron la jornada, pero los observadores internacionales, más de 600, entre ellos el embajador de Francia en Honduras como parte de la delegación europea, avaló la limpieza de la jornada y dijo que la votación se celebró en "calma" y con "transparencia". Hay que esperar el veredicto final del TSE y confiar que la democracia no será vulnerada.
Salvador Nasralla se presenta como el candidato del frente de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, que surgió tras el fallo del alto tribunal que permitió la reelección de Juan Orlando y del que forma parte el partido de Zelaya, Libertad y Refundación (Libre).

Por esta formación se presenta también como candidata al Congreso Olivia Zúñiga Cáceres, hija de la ecologista Berta Cáceres, asesinada en marzo de 2016. Nasralla ha convocado una manifestación de protesta para este lunes ante lo que considera un "fraude electoral".

Los desafíos no esperan al nuevo presidente, quien tendrá que enfrentar algunos de los problemas de una de las sociedades más desiguales del continente: corrupción, violencia y falta de oportunidades y con un alto grado de militarismo que ya no tiene sentido en pleno siglo XXI ante el avance de las democracias.

No cabe duda que la unidad del pueblo y la izquierda derrotaran la embestida mediática y judicial del imperio y de la vota militar, es evidente que el proyecto político de la izquierda en la América Latina sigue teniendo sentido y avanza hacia nuevos derroteros con organización y poder popular que tiene a la bese la concientización del pueblo y una decisión de hacer las transformaciones sociales en medio de dificultades.

Por: Nelson de Jesús Quintanilla Gómez, Sociólogo y Diputado de la Asamblea Legislativa de EL Salvador, períodos 2012-2015 y 2015-2018.

El derecho a vivir una vida libre de violencia es un logro y una aspiración

29111703La legislación salvadoreña es de avanzada en el reconocimiento de los derechos de las mujeres; se destacan como logro en la última década, la afirmación en legislación sobre la no discriminación en razón de género y el derecho a vivir una vida libre de violencia.

La existencia de una jurisdicción especializada para conocer y juzgar los delitos que se cometan contra las mujeres es la expresión más alta de voluntad política de cambiar la costumbre de ejercer violencia contra las mujeres sin ninguna consecuencia; expresan una voluntad de erradicar la violencia moral, sicológica, sexual, física y económica; de allí surge con fuerza el desafío de cambiar patrones conductuales, creencias y cultura que fomente el respeto a las mujeres.

El Día de la No Violencia contra las Mujeres que celebramos el 25 de noviembre fue impulsado a partir de uno de los tantos hechos de violencia ejercida contra las mujeres. En República Dominicana, en tiempos de la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, el 25 de noviembre de 1960 fueron asesinadas tres mujeres que se oponían a la dictadura: Patria, Minerva y María Teresa, todas de apellido Mirabal.

Como ellas a lo largo de la historia se registran actos brutales contra las mujeres; muchos de origen político, pero también son abundantes los que se originan en la vida familiar, laboral y comunitaria. Pero ese hecho motivó la protesta y la demanda de establecer un día para reclamar un alto a la violencia contra las mujeres, esa demanda fue acogida por la ONU y luego por diferentes países.

En nuestro país fue justamente un 25 de noviembre de 2010 cuando se aprobó la Ley Especial Integral para una Vida libre de Violencia para las Mujeres que tiene por objeto establecer, reconocer y garantizar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia. Ello supone y así se establece en la ley, que existan políticas públicas orientadas a detectar la violencia, a prevenirla y a asegurar que se proteja a las mujeres para no sufrirla, a reparar daños que se infrinjan en su contra y a sancionar penalmente los delitos.

La igualdad real de las personas supone proteger a más de la mitad del género humano que somos las mujeres, la democracia supone la participación libre de todas y todos, y para asegurar la igualdad real entre hombres y mujeres y lograr una democracia plena es imprescindible la participación libre de las mujeres.

Nuestra legislación reconoce esta protección de manera específica como el respeto a la vida, integridad física, psíquica y moral; respeto a su dignidad, libertad y seguridad personal; a no ser sometidas a torturas o tratos humillantes, a su libertad de asociación, de religión y creencias y el respeto a su participación en asuntos públicos incluyendo los cargos públicos.

Estos aspectos esenciales representan un avance en nuestro marco legal que debe ser respetado principalmente por quienes ejercen funciones públicas, es por eso importante que existan espacios y además instituciones en las que se anuncie estos derechos a las mujeres y se divulguen ante toda la población para que cobren conciencia quienes tienen la costumbre de maltratar a las mujeres en cualquier espacio. Ciudad Mujer es por esto una institución modelo que tiene la capacidad de promover entre las mujeres el conocimiento de sus derechos.

Cada vez son más las mujeres salvadoreñas que cobran conciencia de su potencial como seres humanos, como ciudadanas, trabajadoras, convivientes, esposas, militantes políticas, empleadas o funcionarias y este aprendizaje acelerado irá transformando nuestra cultura hasta comprender por la inmensa mayoría, que se vive mejor reconociendo y respetando a las mujeres, evitando ejercer violencia en su contra.

Los jueces y juezas deben ponerse al día con la más antigua de las asignaturas, el respeto pleno en igualdad a todas las personas y a dejar de considerar que las descalificaciones en razón de género justifican la violencia. Las mujeres salvadoreñas ya no tienen que callar y sufrir en silencio los efectos de la violencia, cualquier acto que agreda su dignidad puede y debe ser denunciado.

Las diputadas y los diputados del FMLN nos sentimos orgullosos de ser parte de esta transformación legal que parte de reconocer la existencia de la violencia contra las mujeres y de plantearse el propósito de luchar para que ella sea erradicada.

El derecho a una vida libre de violencia es en este contexto, un logro, un avance y a la vez un desafío para desaprender costumbres que menoscaban la dignidad humana de las mujeres, una aspiración que debe realizarse aceleradamente, requiere el valor de señalar y demandar, de divulgar y concientizar sobre la igualdad real entre hombres y mujeres.

SUBIR