Un paso adelante por la seguridad de todas y todos

041115-05Por fin después de semanas de discusión entre los partidos políticos, las fracciones legislativas se decretaron dos contribuciones especiales, ambas para financiar acciones comprendidas en el Plan El Salvador Seguro. Las personas naturales y jurídicas que tengan utilidades iguales o mayores a medio millón de dólares al año, deberán contribuir con el 5% del total de utilidades; y toda compra o servicio de telecomunicación igualmente pagará en concepto de contribución especial el 5%. Se crea una cuenta presupuestaria específica para ese fin a la cual llegarán las retenciones hechas con base a los decretos aprobados.

Se ha establecido que son 463 las personas naturales y jurídicas que entran en ese rango de utilidades mayores a 500 mil dólares anuales. Quedan pendientes de aprobar otras medidas que a pesar de su carácter simbólico tienen importancia para asegurar los recursos que permitan ampliar la capacidad estatal en el combate de la criminalidad y en la prevención de la violencia. Las decisiones pendientes son la reforma al Código Penal y Procesal penal para establecer la imprescriptibilidad de los delitos que de aquí en adelante se cometan contra la Hacienda Pública y municipal, especificar que ello abarca no hacer enterar de impuestos al fisco, apropiarse indebidamente de ellos y eliminar la excusa absolutoria que por ahora opera cuando se paga lo defraudado, el pago constituirá una atenuante del delito.

Otras medidas serían el establecimiento de una contribución especial para la misma finalidad a los casinos, y además el establecimiento de un aporte equivalente al 5% del salario de funcionarios de elección popular, los nombrados por el Presidente de la República y los electos por la Asamblea Legislativa que tengan salarios nominales iguales o mayores a $ 2,300.00; la duración de las contribuciones aprobadas y de las que falta aprobar, será de 5 años y, la finalidad exclusiva, financiar acciones comprendidas en el Plan El Salvador Seguro.

La PNC y los gobiernos municipales en los que se ha iniciado la aplicación del Plan en referencia, tienen absolutamente clara la necesidad de recursos extraordinarios para avanzar en la construcción de mayor seguridad para nuestro pueblo.

La PNC está demostrando su abnegación y sacrificio en este combate, merece apoyo. La transformación de entornos propicios para la socialización que permita asumir valores y fortalecer el tejido social en comunidades de alto riesgo, requieren inversión que ayude como indica el plan a "dar respuesta a los factores estructurales de la violencia y la criminalidad".

Desde el 15 de enero del presente año conocimos los salvadoreños el Plan El Salvador Seguro, un resultado de la concertación más diversa que hemos conocido en los últimos años, producto del Consejo Nacional de Seguridad Ciudadana y Convivencia. A esas alturas se visualizaba como urgente la necesidad de disponer de recursos extraordinarios para atender con el apoyo de todos y todas las acciones orientadas a atender en el corto, mediano y largo plazo las causas que generan la violencia y la delincuencia. El Consejo afirmó en ese plan: "la sociedad salvadoreña se encuentra afectada por elevados niveles de violencia, criminalidad y miedo que restringen la libertad de las personas, afectando su calidad de vida y la convivencia armónica, limitando sus opciones de desarrollo humano y erosionando el Estado de Derecho y la democracia."

El plan, es una realidad, incluye acciones a ejecutar por el Estado, por sus tres órganos de gobierno y los gobiernos locales en compañía de las iglesias, las empresas privadas, los medios de comunicación, las organizaciones de la sociedad civil y la comunidad internacional, ha hecho y hace falta la propia respuesta desde el seno de la sociedad salvadoreña para llevarlo adelante.

Lo principal es la voluntad política de llevarlo a cabo, de apoyar su realización, y una consecuencia de esa voluntad es asumir con valentía las decisiones requeridas para ampliar los recursos financieros que junto a los recursos ordinarios que ya cubre el Presupuesto General de la nación, aseguren la eficacia requerida.

La aprobación de dos contribuciones especiales es un paso adelante en favor de la seguridad para todas y todos, ha sido dado gracias a la voluntad de diputados del FMLN, GANA, PCN y PDC. El principal partido de oposición, ARENA mantiene su negativa a contribuir en favor de estas decisiones.

El plan contabilizó requiere de 2,100 millones de dólares en 5 años, y como fuentes posibles definió: Recursos del presupuesto, préstamos ya negociados, nuevos préstamos, contribuciones privadas, cooperación internacional y contribuciones especiales para alimentar el Fondo de Seguridad. Arena y ANEP fueron parte de quienes idearon el plan, pero a juzgar por sus posturas, queda claro que, una cosa es hablar y otra actuar responsablemente frente a las necesidades de la población.

Licda. Norma Guevara @guevara_tuiter

SUBIR